que es tasa single

El estado de nuestras finanzas personales depende de muchos factores. Algunos son fácilmente identificables. Por ejemplo, si la inflación es muy elevada, lo notaremos rápidamente viendo como nuestro gasto en las compras cotidianas aumenta. O si la rentabilidad de una inversión que hemos hecho sube, veremos cómo el apartado de ingresos de nuestra cuenta se eleva.

Sin embargo hay otros elementos que en ocasiones se nos escapan. Este es el caso de la tasa single. ¿Pero en qué consiste esta tasa? ¿Repercute verdaderamente en nuestra economía? ¿Y cómo podemos evitarlo? Vamos a tratar de dar respuesta a estas y otras preguntas.

Qué es la tasa single

La tasa single es el modo a través del que cada vez más economistas se refieren al coste extra que tienen que afrontar las personas que viven solas por el mero hecho de serlo. Esta especie de canon, en muchas ocasiones difícil de identificar, afecta a numerosas áreas de nuestra economía cotidiana, como la cesta de la compra, la vivienda o las facturas domésticas.

La relevancia de este fenómeno está en que cada vez más personas en España, en ocasiones por decisión propia o a veces por necesidad, viven solas. Y por tanto la incidencia de esta tasa también es cada vez mayor.

Hogares unipersonales en España

Esta tendencia no es sólo una impresión subjetiva sino que los datos oficiales reflejan cómo el número de hogares unipersonales (una sola persona en la vivienda) ha aumentado progresivamente en nuestro país en los últimos años. Así, según el Instituto Nacional de Estadística (INE), a cierre de 2018 el número de este tipo de hogares se situaba en 4,7 millones. Mientras que la proyección de aquí a quince años es que aumente hasta la frontera de los 6 millones.

Los expertos señalan que un alto porcentaje de estos hogares están ocupados por personas mayores, de más de 65 años. Sin embargo la proporción de los jóvenes -menores de 35 años- que viven solos ha crecido exponencialmente en los últimos años.

El gasto en vivienda

Uno de los gastos más relevantes si vivimos solos es sin duda la vivienda. Y todavía lo es más tras la subida de precios que, especialmente en los alquileres, ha padecido España en el último lustro.

Vivir en solitario implica pagar una renta (más las facturas asociadas) por uno mismo y sin dividir los gastos con nadie más. Lo cual supone un coste por metro cuadrado mucho más alto que si se comparte el inmueble. Esto se ve agravado por el hecho de que en muchas ocasiones el precio de un piso no varía en función del número de inquilinos: el propietario mantiene la misma tarifa alquile el inmueble a una sola persona o a una pareja.

tasa single compra supermercado

El carro de la compra y el ocio

El carro de la compra es otro gasto donde la tasa single hace de las suyas. Un paseo por cualquier supermercado sirve para comprobar cómo la mayoría de ofertas y descuentos casi siempre están dirigidos a familias numerosas (pack ahorro) o a parejas (2×1). Otra manera de perjudicar a los singles es a través de envases demasiado grandes de productos perecederos, que acaban descartándose por miedo a tener que tirarlo antes de tiempo.

Algo parecido ocurre con los gastos en los que incurrimos durante el tiempo libre. Las empresas de la industria del ocio, como los cines o los teatros, acostumbran a ofrecer ofertas para parejas, como descuentos de dos entradas al precio de una. Una ventaja económica a la que no pueden acceder las personas que van solas.

También ocurre lo mismo con plataformas como Spotify, que ofertan suscripciones familiares que permiten ahorrar una buena cantidad de dinero a las familias y que, de manera indirecta, dejan de lado a los hogares unipersonales.

Trucos de ahorro

Ante este panorama vamos a dar algunas ideas para ahorrar en diferentes áreas de la economía doméstica.

  • En la cesta de la compra: lo más útil aquí es planificar previamente la compra a través de una lista que incluya sólo aquello que necesitamos. Con especial cuidado a las cantidades y los productos frescos (verduras, frutas, pescado, etc.) que precisamos para una sola persona.
  • En el ocio: calcular aproximadamente cuánto dinero nos queremos gastar al mes en nuestro tiempo libre (salidas con amigos, cine, festivales, etc.) para evitar, en la medida de lo posible, el descontrol y la improvisación en los gastos. También aprovechar las ofertas puntuales que, cada vez más, ofrecen algunos hoteles o restaurantes para personas solteras.
  • Facturas: debido a que el gasto de las facturas recaerá en una sola persona, lo más sensato es optar por sistemas de bajo consumo que reduzcan la factura al máximo. En el caso de los recibos de la luz la mejor opción es el uso de bombillas LED, las cuales pueden reducir hasta un 80% el consumo respecto a las bombillas más tradicionales.
  • Un plan de ahorro: además de todo lo comentado hasta ahora, uno de los mejores trucos para ahorrar es ir aportando siempre que se pueda algo de dinero a un plan de ahorro individual. Permite hacer aportaciones de manera puntual o periódica, pero siempre con rentabilidad garantizada.
Compartir:
Escrito por: FIATC Seguros
En FIATC trabajamos desde 1930 con una misión: diseñar y ofrecer servicios de previsión que permitan mejorar la calidad de vida de las personas. Y lo hacemos a través de nuestras actividades principales: los seguros, la salud y el servicio a las personas mayores.