entrenar en invierno con mountainbike

Practicar deporte al aire libre en primavera puede ser muy agradable. Se saca el polvo de las zapatillas, bicicletas y patines para llenar las calles, los paseos, los parques y las avenidas de deportistas que aprovechan para hacer un paréntesis en el calendario de sus tareas diarias. Y hacer ejercicio al aire libre tiene tantas ventajas que deberíamos seguir con este hábito todo el año. Pero ¿cómo nos protegemos y motivamos para entrenar en invierno al aire libre?

10 tips para el invierno para deportes de exterior

Para aprovechar todas las ventajas de hacer deporte en exteriores sin sufrir en el intento, te recordamos algunas precauciones.

1. Escoge los mejores lugares para hacer ejercicio al aire libre

Hay muchas actividades que pueden realizarse al aire libre: correr, bicicleta, senderismo, patinaje, baloncesto, Tai Chí, yoga… Los parques suelen ser un punto de encuentro. Las áreas verdes son un buen espacio para compartir actividades mientras se disfruta de la naturaleza y el aire libre, especialmente en las ciudades donde escasea el contacto con nuestro medio natural. Estos lugares son ideales para entrenarse al aire libre todo el año porque en estas zonas se reduce el nivel de contaminación. En el invierno, además, suelen estar iluminadas y es perfecto para cuando quieres salir a practicar después de la puesta del sol. Evitarás así pequeños accidentes que pueden ocurrir debido a la falta de luz natural.

2. Utiliza prendas con reflectante

También, hay muchos atletas, especialmente corredores, que realizan su ejercicio encima del asfalto o por carreteras secundarias. En estos casos, como en el invierno oscurece más temprano, lo ideal es llevar ropa con reflectante para ser más visible para los coches, bicis y otros vehículos. De este modo, podrás salir a entrenar con más seguridad y, sobre todo, disfrutarás sin prisas incluso cuando los días se hagan más cortos.

3. Viste con ropa técnica, posiblemente de colores vivos

Cuando se hace deporte la regla es llevar ropa que permita la transpiración y se seque rápidamente. En el invierno este detalle es muy importante porque salir a correr o hacer otro deporte con una sudadera que no es adecuada nos hará arrepentir porque pasaremos frío. Por lo que aumentarán las probabilidades de resfriados y dolores musculares. Opta por mallas térmicas si las condiciones climáticas lo requieren y pide recomendaciones en tiendas especializadas sobre las mejores opciones según el tipo de deporte que practiques.

Y si eliges ropa de colores brillantes como el amarillo, el verde o el naranja, ¡aún mejor! Estos colores nos hacen sentir más felices.

4. Hidrátate bien

Aunque no lo parezca, también cuando hace frío afuera sudamos y perdemos líquidos. Hidratarse es clave para un buen rendimiento y para prevenir la deshidratación y sus consecuencias negativas para la salud.

5. Añade ejercicio aeróbico a tu rutina de entrenamiento

Para no sufrir demasiado en los días más rígidos, y durante la temporada fría en general, recuerda introducir ejercicios aeróbicos a tu rutina. Por ejemplo, puedes combinar una actividad como la carrera o la bici con tus ejercicios de resistencia habituales.

6. Incluye siempre calentamiento y estiramiento a tu rutina

A pesar de que estar al aire libre algunos días no será tan placentero, recuerda que todas las fases de tu entrenamiento son importantes. Tanto los ejercicios de calentamiento como los estiramientos no pueden faltar. Solo se trata de unos minutos y tu cuerpo te lo agradecerá.

7. No olvides proteger tu piel

Hay quien prefiere ir al gimnasio, pero la mayoría opta por el contacto con el exterior y la posibilidad de respirar aire puro. Esto permite experimentar una mayor sensación de libertad. No obstante, es recomendable tomar ciertas precauciones, especialmente en las grandes ciudades donde el nivel de polución y contaminación es elevado en algunas áreas. También es importante protegerse de los rayos del sol evitando rojeces y quemaduras en la piel. Siempre hay que estar bien hidratados.

8. Acepta tus límites

Realizar algún tipo de deporte es fundamental para la salud, marca una diferencia. Cuando uno se ejercita se activa la circulación, se fortalecen los músculos, se refuerzan los huesos, se gana en elasticidad y se calma la mente. Pero también es cierto que tan bueno es hacer ejercicio como no abusar de él. Existen limitaciones. Si se fuerza el cuerpo, los beneficios obtenidos pueden convertirse en una bajada de defensas o terminar con la aparición de lesiones. Y si estas no se tratan con la debida conciencia pueden prolongarse en el tiempo hasta convertirse en crónicas.

¡Conoce las ventajas del seguro de salud Medifiatc y encuentra el fisioterapeuta más cercano!

9. Cuida tu alimentación

También es recomendable acompañar el ejercicio de una dieta sana y equilibrada. La correcta combinación de las diferentes actividades puede ser interesante y más amena. Además, le da al deportista la posibilidad de fortalecerse en diferentes ámbitos. ¿Quieres empezar a comer más saludable, pero no tienes claro por dónde empezar? Toma nota de los consejos que la Dietista-Nutricionista Ingrid Castaño comparte con nosotros.

10. Piensa positivo

Realizar deporte al aire libre es una actividad muy recomendable para despejar la cabeza y olvidarse de los problemas y las preocupaciones, al menos por un rato. Algún día te dará pereza salir a la calle para entrenar si hace frío, es normal. Si el clima lo permite y las previsiones son estables a pesar de las bajas temperaturas, no le des más vueltas y ponte las zapatillas para disfrutar de los beneficios de salir a hacer deporte al aire libre.

¿Por qué muchas personas entrenan al aire libre también en invierno?

La respuesta es sencilla, hacer ejercicio en contacto con la naturaleza nos aporta beneficios para la salud y nuestro estado anímico. Esto es el motivo por el que los médicos recomiendan ejercicios físicos al aire libre todo el año, con las debidas precauciones, claro está.

Entrenar en invierno al aire libre aumenta la autoestima y sube el ánimo, por lo que es especialmente recomendable para superar la estación más fría y gris del año. Mientras el cuerpo se ejercita se liberan endorfinas, las hormonas de la felicidad; por lo tanto, el ejercicio nos ayuda a sentirnos mucho más felices y completos. Además, puede realizarse en solitario o con otras personas, lo cual aumenta nuestro nivel de sociabilidad.

Compartir:
Escrito por: FIATC Seguros
En FIATC trabajamos desde 1930 con una misión: diseñar y ofrecer servicios de previsión que permitan mejorar la calidad de vida de las personas. Y lo hacemos a través de nuestras actividades principales: los seguros, la salud y el servicio a las personas mayores.