recetas de meriendas saludables para tus hijos

El desayuno, el almuerzo y la cena se consideran las comidas principales y todos sabemos cuánto es importante que sean lo más equilibradas y saludables a cualquier edad. En el caso de los más pequeños, sin embargo, la merienda suele ser la preocupación mayor de los padres. A media mañana y por la tarde, los niños necesitan reponer las energías y los snacks industriales parecen la solución más práctica aunque no la mas sana. Si busca inspiración para preparar meriendas saludables para tus hijos, tenemos buenas noticias, ¡existen muchos tipos de snacks sanos y son muy fáciles de preparar!

Polos de frutas para los días más calurosos

Los polos son una perfecta solución para la merienda en verano y si los preparas tú con ingredientes sanos serán aún más sabrosos. Elige fruta de temporada o la que más les guste a tus peques, utiliza varios tipos y de diferente color para que el resultado sea aún más bonito. Lava, pela (si es necesario) y corta la fruta en pedazos. Rellena los moldes para polos con la fruta cortada y añade zumo de limón, manzana o naranja natural hasta cubrir. Guarda en el congelador al menos 6 horas antes de servir.

Helado fácil y sano

Son pocos los niños (y los adultos) que no aman el helado, por eso te proponemos esta versión más saludable para disfrutar aún más de esta exquisitez. Pela y corta 4 plátanos en pedazos y guárdalos en el congelador. Para que el proceso sea más práctico, los puedes guardar en pequeñas bolsas o en tápers. Rellena las cubiteras (las que utilizas para hacer los cubitos de hielo) con yogur natural y guarda en el congelador. Deja que los ingredientes se congelen por al menos 6 horas. Lava y pela dos melocotones u otras dos piezas de fruta de temporada (melón, sandía, kiwi, moras, etc.) y vierte todo en la batidora junto con el plátano y los cubitos de yogur congelados. Las medidas son aproximadamente: 2 platanos congelados, 10 cubitos de yogur congelado por cada taza de fruta fresca. El helado estará listo para comer en pocos minutos. Estamos seguros que después de probar el primero se te ocurrirán otras combinaciones creativas.

Pinchos divertidos

Esta receta es muy sencilla y práctica, el único secreto es tener a disposición frutas de diferente tipo y color para la versión dulce, y verduras, queso tierno o jamón de pavo para los pinchos salados. Si crees que no tienes mucha creatividad para este snack, busca en internet “pinchos de frutas” o “pinchos de verduras para niños”, encontrarás muchas imágenes para inspirarte. Este tipo de snacks, además de ser sanos y fáciles de preparar son muy decorativos y perfectos para las fiestas de tus hijos. Si preparas brochetas para el cumpleaños de tu hijo, recuerda utilizar palillos de madera aptos también para los más pequeños.

Copa de yogur para campeones

Esta merienda es muy fácil de preparar y solo lleva yogur, frutas y cereales. Elige los favoritos de tu hijo para que el resultado sea aún más sabroso y trabaja la presentación para conquistarle con esta nueva propuesta. Si utilizas tarros con tapa, podrás llevarlos para el picnic. En este caso, recuerda añadir los cereales al momento de servir y llevar los yogures en una bolsa térmica para que no se echen a perder.

Chips y chuches sanos, ¡sí, es posible!

Esta receta necesita preparación previa, pero puedes preparar chips y chuches en gran cantidad y guardarlos en tápers herméticos o tarros de vidrio con tapa durante semanas. Se trata de elegir frutas y verduras de temporada que contengan bastante fibra, como manzanas, fresas, melocotones, peras, piña, kiwi, plátano, remolacha, calabacín, patatas, zanahoria, calabaza, etc.

  • Para los chips salados: lava, pela (si es necesario) y corta las verduras en láminas de 2mm de espesor. Precalienta el horno a 200 grados. Coloca las verduras con un chorrito de aceite en una bandeja, cuanto más grande mejor, para que todos los ingredientes queden ligeramente separados. Deja que se cocinen unos 15-20 minutos o hasta que queden crujientes.
  • Para los chuches: Prepara los chuches así como has preparado las láminas de verduras. Precalienta el horno a 100 grados y coloca la fruta en una bandeja previamente forrada con papel de hornear. Este proceso es más lento, puesto que tendrás que mantener la temperatura más baja para deshidratar la fruta y no cocinarla. Deja la puerta del horno entreabierta durante el proceso para que la humedad presente en la fruta salga más fácilmente. Los chuches estarán listos cuando la fruta haya perdido casi toda el agua y la consistencia sea suave.

Crepes multicolor

Para 4 crepes, necesitarás 1 huevo, 250 ml de leche, media taza de harina y 4 cucharadas de fruta de color muy intenso (fresas, arándanos, moras, melocotones, kiwi, etc.). Mezcla bien los ingredientes con la batidora y prepara las crepes en la sartén. Añade la mermelada favorita de tus hijos y sirve.

Bastoncillos de zanahoria y crema de queso

Otra idea original para una merienda sana, sobre todo en verano, es preparar bastoncitos de verduras crudas. Zanahoria, pepino, pimientos, lechuga, suelen ser las más aceptadas por los niños. A parte, prepara una crema, mezclando unas cucharadas de queso para untar, semillas de sésamo, aceite de oliva virgen y perejil picado finamente. Es una merienda que los niños pueden saborear poco a poco y compartir con los amigos.

Algo clásico que triunfa siempre (pan con chocolate)

Nada más fácil que cortar una loncha de pan, al ser posible integral o de cereales, y añadir unos cuadraditos de chocolate. A los niños les encanta y es mucho más sano que las cremas para untar industriales “a base de chocolate”.

Zumos y smoothies para añadir más frutas en la dieta

Si tus hijos no aman la fruta y crees que deberían comer más, los zumos y los smoothies pueden ser la solución para la merienda. Hazte con un buen extractor de zumos o una batidora para smoothies y elige frutas de temporada para que el resultado sea aún más nutritivo y sabroso. Para los zumos empieza con algo sencillo, utilizando las frutas más comunes como fresas, manzanas o peras, para luego proponer mezclas más novedosas. Para los smoothies, puedes utilizar el plátano, el yogur o la leche junto con otras frutas para que el resultado sea más cremoso.

Con estas recetas y un poco de práctica el gran reto de una merienda sana puede transformarse en la ocasión perfecta para educar a tus hijos a comer más variado y equilibrado. Involucrarles en la preparación de las comidas, además, les ayudará a desarrollar una mayor conciencia sobre la importancia de alimentarse bien y su paladar se acostumbrará más fácilmente a los alimentos saludables.

MERIENDAS SALUDABLES PARA TUS HIJOS
5 (100%) 2 votes

Compartir: