remedios caseros para la tos consejos

Muchas personas sufren las molestias de la tos como un síntoma de la gripe o de un resfriado y, sobre todo, por la noche es especialmente incómoda y repercute en la cantidad y calidad del sueño. En este post te proponemos los remedios caseros para la tos y cómo utilizarlos.

Ya sabemos que es más importante prevenir que curar y, además, en cuanto sentimos un síntoma de enfermedad es preciso actuar y acudir al médico para conocer la causa.

Existen diversas situaciones que pueden dar lugar a la tos y es esencial diagnosticarla correctamente para poder aliviarla, eliminarla y evitar que provoque otras consecuencias. Por eso, en algunos casos los remedios caseros para la tos pueden ser una buena opción.

¿Cuáles son los diferentes tipos de tos?

Antes de hablar de los remedios caseros para la tos es preciso saber qué es la tos y diferenciar los tipos de tos que existen.

La tos es un acto reflejo que puede ser o no voluntario y que tiene por objetivo expulsar elementos extraños que se encuentran en la laringe.

remedios caseros para la tos

Todos tenemos tos y es algo normal, pero cuando se convierte en algo repetitivo y molesto es el momento de consultar con el médico.

Podemos distinguir los siguientes tipos de tos:

  • Tos aguda. Es aquella que dura unas seis semanas.
  • Tos crónica. Es aquella que tiene una duración superior a las seis semanas.
  • Tos seca. No genera expectoración.
  • Tos húmeda. Sí genera expectoración y expulsión de mucosidad.
  • Tos psicosomática. Se produce en personas que, sin ninguna causa aparente, tosen.

¿Qué hacer para quitar la tos rápido?

Realmente no existe un remedio mágico para quitar la tos de forma rápida, ya que cada persona y cada tipo de tos es diferente.

En este sentido, es importante que un especialista detecte la causa y nos recomiende el remedio adecuado.

Sin embargo, sí se pueden tomar medidas higiénico-sanitarias para ayudarnos cuando tenemos tos y son las siguientes:

  • Bebe líquidos en abundancia. No solo puedes beber agua, también otros líquidos como leche, sopas, infusiones o zumos. Lo recomendable es beber entre 1,5 y 2 litros de líquidos al día. Los líquidos ayudan a que la mucosidad se diluya.
  • Mantén el ambiente húmedo. Para lograr que la habitación donde estás tenga un ambiente húmedo, puedes utilizar un humidificador y acompañarlo de alguna esencia de eucalipto o lavanda.
  • Ventila tu casa. De esta manera el aire se cambia y se evita que se acumulen sustancias en el ambiente.
  • Deja el tabaco. El humo del tabaco provoca irritación y tos.

remedios caseros para quitar la tos

¿Qué remedios caseros hay para la tos?

Además de tomar las medidas que hemos visto en el apartado anterior, existen una serie de remedios caseros para la tos que son fáciles de administrar y totalmente naturales:

  • Toma un poco de miel. Puedes utilizarla sola o mezclada con aceite de coco y zumo de limón. Tiene un efecto calmante.
  • Date un baño de vapor. Cierra la puerta del baño, abre la ducha para generar vapor. Te ayudará a reducir la congestión y aliviar la tos.
  • Chupa un limón. Basta con que le eches un poco de sal y pimienta y que lo chupes.
  • Bebe té. Puede ser un té con pimienta negra y miel o un té de tomillo. El té con hierbabuena también te puede ayudar.
  • Haz gárgaras de agua con sal. La sal tiene propiedades antibacterianas y antiinflamatorias y ayuda a reducir la tos.
  • Come ajo. Es un antibiótico natural y se puede consumir crudo en ayunas o partirlo en dos y meterlo a los dos lados de la boca para dejarlo actuar durante 15 minutos.

Si la tos es un síntoma de alguna alergia o un ataque de asma, es fundamental acudir a un médico. Los remedios caseros como una infusión de menta en estos casos puede provocar un empeoramiento de la tos.

remedios caseros para la tos miel y limón

Remedios caseros para la tos seca

Puedes utilizar un jarabe de miel, limón y propóleo. Prepáralo de la siguiente manera: mezcla 8 cucharadas de miel, 8 gotas de extracto de propóleo y el zumo de un limón. Tómalo entre 3 y 4 veces al día y notarás como la tos seca se alivia.

Otro de los remedios caseros para la tos seca que puedes utilizar es el té de jengibre y equinácea. Mezcla 2 cucharadas pequeñas de raíz de equinácea, 5 cm de jengibre fresco y un litro de agua hirviendo. Toma 2-3 tazas al día para calmar la tos.

Remedios caseros para la tos con flema

La tos con flema se puede aliviar con remedios caseros como los alimentos con vitamina C como las naranjas, los limones o las mandarinas. Otra opción es tomar un zumo hecho de naranja, limón y 3 gotas de extracto de propóleo.

Remedios caseros para la tos nocturna

La tos nocturna es especialmente molesta porque impide dormir bien y descansar.

Para evitar este tipo de tos, limpia las vías respiratorias con vapor antes de irte a dormir, trata de que el ambiente de la habitación esté húmedo, mantén la casa limpia de polvo, lava la colcha y las sábanas y duerme ligeramente incorporado para evitar la congestión.

Además de lo anterior, puedes beber un vaso de leche con miel antes de acostarte para que te suavice la garganta y puedas conciliar el sueño.

Si te despiertas por la noche debido a la tos, levántate y bebe líquidos para mantener hidratada tu garganta.

¿Cómo aliviar la tos en los niños?

remedios caseros para la tos en ninos

En el caso de los niños hay que ser especialmente cuidadosos para evitar que padezcan una tos crónica.

En otoño e invierno los niños comienzan a sentir los primeros síntomas de la gripe y el resfriado y hay que actuar cuanto antes para prevenir que se pongan enfermos.

Se pueden utilizar remedios caseros para la tos en niños como la miel, pero es recomendable consultar con tu médico y no administrarla en niños menores de 12 meses. La puedes mezclar con un poco de leche o de agua templada.

Otro de los remedios caseros para la tos infantil es el de la cebolla. Muchas personas dicen que funcionan aunque no tiene una base científica. Se corta una cebolla en 2 o más trozos y se coloca en un plato cerca de donde duerme el niño.

Además, puedes utilizar un humidificador, de forma que el ambiente no sea muy seco. Pero es preciso que lo limpies y lo seques para evitar que se forme moho o que se acumulen bacterias.

En el caso en que la tos persista es preciso que pidas cita en el pediatra de tu seguro de salud, por ejemplo, para que detecte la causa y te de un tratamiento.

Compartir:
Escrito por: FIATC Seguros
En FIATC trabajamos desde 1930 con una misión: diseñar y ofrecer servicios de previsión que permitan mejorar la calidad de vida de las personas. Y lo hacemos a través de nuestras actividades principales: los seguros, la salud y el servicio a las personas mayores.