los ritmos circadianos

Otro año más, hemos realizado el cambio de hora que determina oficialmente el paso del horario de invierno al de verano. Como cada año en estas fechas, muchas personas tardarán varios días a acostumbrarse y el motivo está en la alteración que este cambio produce en nuestros ritmos circadianos.

¿Quieres saber por qué estos cambios de hora te afectan y qué puedes hacer para reducir síntomas como insomnio, cansancio e irritabilidad? Sigue leyendo para descubrir cómo funciona tu reloj biológico.

¿Qué son los ritmos circadianos y el reloj biológico?

ejemplos de ritmos circadianos

La palabra circadiano proviene del latín circa, alrededor, y diem, día. Se utiliza para indicar actividades físicas y mentales que se repiten con frecuencia diaria. Ejemplos de ritmos circadianos que se producen en nuestro cuerpo son:

  • La alternancia de sueño y vigilia
  • Los cambios de temperatura
  • La producción de determinadas hormonas
  • La digestión
  • El ritmo respiratorio

Determinados ciclos como los anteriores y en general el aumento de actividad durante el día y su reducción por la noche se pueden observar en la mayoría de los seres vivos. Estos ritmos cíclicos han sido observados y estudiados por el ser humano desde tiempos antiguos y hasta hace algunos siglos se atribuían a la influencia de los factores externos sobre nuestras funciones fisiológicas.

Sin embargo, a finales del siglo XIX unos científicos encontraron que la respuesta del organismo a estímulos como la luz y la oscuridad no son completamente pasivos, sino que nuestras células (y las células de otros animales, de las plantas, de hongos y bacterias) poseen su propio reloj biológico que controla la mayoría de los ciclos circadianos.

Nuestro reloj biológico se encuentra en moléculas determinadas que interactúan con las células de todo el organismo. Estas moléculas son las responsables de “organizar” nuestros ritmos circadianos y sincronizar nuestras actividades internas con el ambiente externo.

En el ser humano, el reloj principal se encuentra en el cerebro en la región del hipotálamo. Este es el encargado, entre otras cosas, de enviar las señales de producción de melatonina, la hormona del sueño, cuando oscurece, y de interrumpirla cuando hay luz.

¿Para qué los necesitamos?

Sueño y vigilia son dos estados que, en condiciones normales, se alternan en nuestra vida cotidiana. Según la cronobiología, disciplina de la biología que estudia los ritmos biológicos de los seres vivos, estos cambios a lo largo de un período de 24 horas son el resultado de la regulación interna de nuestro organismo que refleja nuestros ritmos circadianos.

¿Pero por qué son tan importantes los ritmos circadianos para la salud? La importancia de nuestro reloj interno y de los ciclos diarios la percibimos solo cuando algo no va bien. Así, por ejemplo, cuando cambia la hora y percibimos sensaciones como falta de sueño e irritabilidad. Estos síntomas pueden ser más o menos leves según la sensibilidad de la persona, por lo que niños y ancianos suelen ser los más afectados.

Afortunadamente, solo se trata de síntomas a corto plazo, provocados por el cambio repentino de las horas de luz.

En otros casos, como por ejemplo ocurre con las personas invidentes, trastornos como el insomnio son crónicos debido a la incapacidad de percibir la luz con los ojos.

Estudios destacan la relación entre la alteración de los ritmos circadianos y enfermedades como la obesidad, el trastorno bipolar, la diabetes, depresión, etc.

¿Cómo afecta el cambio de hora a nuestro reloj biológico?

ritmos circadianos humanos

Como hemos dicho, el cambio de hora repentino tal y como se produce dos veces al año en nuestro país se relaciona con los síntomas de astenia que advierten muchas personas en los días siguientes a la mudanza.

Con la entrada oficial del horario de verano lo que ocurre es que de repente nuestros días son más largos, es decir nuestros organismo está expuesto a más horas de luz.

A este estímulo externo, más luz, nuestro reloj interno responde con la reducción de la producción de melatonina. Por lo que la inducción del sueño se retrasa.

Además, hay que tener en cuenta que los compromisos y horarios de trabajo siguen iguales y esto para nuestro reloj interno equivale a levantarnos una hora antes. Lo que significa un cambio en la rutina.

Por estos motivos, algunas personas pueden sufrir de insomnio durante algunas noches justo después del cambio de hora, sentirse más cansados durante el día y con menos energías en general. Pero el cuerpo suele acostumbrarse y volver a regular el ritmo en una semana.

Otros factores que pueden alterar nuestros ciclos circadianos

Nuestro cuerpo puede encontrar dificultades en la regulación de los ritmos circadianos no solo cuando se produce el cambio de hora.

Existen muchos factores que influyen sobre nuestro reloj interno, algunos pueden ser más o menos perjudiciales para la salud.

Viajar hacia otro continente, por ejemplo, produce efectos a corto plazo en nuestros ritmos circadianos conocidos como jet lag. En este caso, así como ocurre con el cambio de hora, necesitaremos de unos días para volver a un ritmo habitual de nuestras funciones físicas y mentales.

Otros factores como el trabajo nocturno o los turnos de trabajo, en cambio, pueden afectar a la regulación de los ciclos vitales de forma más profunda e incluso afectar a la salud como indica este reportaje que analiza la incidencia de problemas cardiovasculares en trabajadores nocturnos.

¿Cómo reducir el impacto de los cambios externos sobre nuestro reloj interno?

Entender cómo funciona nuestro reloj biológico es clave para tomar la actitud correcta y atenuar los efectos molestos del cambio de hora o el jet lag.

Acciones tan sencillas como ajustar gradualmente los horarios de las comidas o evitar salir por la noche y hacer tarde justo en proximidad de un cambio horario contribuye a minimizar los efectos que este produce sobre nuestros ritmos circadianos. En este post te damos más detalles de cómo adaptarte al cambio de hora.

Por otro lado, cuidar la alimentación y practicar ejercicio físico moderado cada día también nos ayuda a mejorar nuestra salud y reducir los efectos del cambio de hora.

Compartir:
Escrito por: FIATC Seguros
En FIATC trabajamos desde 1930 con una misión: diseñar y ofrecer servicios de previsión que permitan mejorar la calidad de vida de las personas. Y lo hacemos a través de nuestras actividades principales: los seguros, la salud y el servicio a las personas mayores.