enfermedades emocionales

En el mundo, especialmente en los países desarrollados, tanto la ciencia, como la medicina y la educación han evolucionado mucho, haciendo accesible mucha información, remedios, curas y soluciones diversas para nuestras dolencias. Pero hay algo para lo que no nos han educado, algo que representa una parte esencial del individuo: la gestión de las emociones y la salud emocional, que acaba influyendo en nuestra fisiología.

En este sentido, la biodescodificación permite guiar a la persona a descubrir qué emoción oculta está provocando la enfermedad que sufre. Se consigue la curación liberando esa emoción negativa. Por su parte, la medicina holística es un método de sanación que ve a la persona (su cuerpo, mente y alma) como un todo. El paciente es tratado con terapias tradicionales y complementarias. Considera que una persona cae enferma por un desequilibrio físico, espiritual, emocional, social e, incluso, ambiental. La persona se cura de manera natural cuando todos estos aspectos vuelven a convivir equilibradamente.

Las dos son terapias alternativas que se fundamentan en la capacidad que tiene el individuo para sanarse a sí mismo. Ambas están suponiendo un nuevo enfoque y un innovador acercamiento, ya que consideran que la parte emocional de los individuos es un factor a tener en cuenta ante la aparición de muchas enfermedades.

Medicina tradicional versus emociones

La medicina tradicional siempre ha estado más centrada en curar las enfermedades que en prevenirlas. Desde la óptica emocional se trabaja para encontrar un equilibrio entre la parte fisiológica del individuo y la parte emocional. Así se puede prevenir la aparición de enfermedades, ya que se considera que las emociones influyen drásticamente en el proceso de desarrollo de muchas dolencias.

De hecho, está demostrado que las frustraciones, iras, enfados y demás sentimientos negativos que se callan, se ignoran, se pretenden enterrar sin posibilidad de liberarlos, acaban asomando en forma de dolor y enfermedades emocionales. Son somatizaciones del cuerpo, que intenta expulsar las emociones negativas para procurarse cierto bienestar, para liberarse. Se han encontrado relaciones directas entre dolores crónicos y malas gestiones emocionales, ansiedades con emociones reprimidas o estrés ligado a traumas no resueltos.

Enfermedades emocionales: bajadas de defensas “anímicas”

Es una realidad el hecho de que una bajada de ánimo debilita tu cuerpo. Las defensas bajan y, entonces, el organismo es más perceptible de ser víctima de algún achaque. Sin ir más lejos, en los trabajos cada vez hay más bajas por estrés, depresiones y otras enfermedades que encuentran su origen en causas emocionales. Vivimos en una sociedad que cada vez es más exigente con el individuo, sometiéndole a muchas situaciones de presión constante y alejándolo del disfrute de un tiempo para sí mismo, de autoconocimiento.

Una de las soluciones más inmediatas que se ofrecen ante la aparición de estos problemas son las pastillas, medicamentos, antidepresivos… Lo cierto es que todos estos fármacos no solucionan el problema, simplemente aplacan el dolor durante un tiempo determinado. Cuando la raíz está en una causa emocional hay que mirar dentro y procurar entender el problema para solucionarlo. En el caso de que no exista una solución o un remedio inmediato, hay que aprender aceptarlo.

¿Cómo soluciono mis problemas emocionales?

Ante la posible aparición de problemas emocionales se recomienda una terapia enfocada a entender el problema. Una buena opción es la atención psicológica. Además, tanto a nivel de prevención, como de experimentar una notable mejora en el caso de que se padezca alguna dolencia, siempre se recomienda hacer hincapié en la alimentación. Hay que generar unos hábitos alimenticios saludables. También la práctica de algún tipo de deporte, en el caso de que la enfermedad no lo impida, es muy positiva para una recuperación emocional. Hay que enfocarse hacia lo positivo y conseguir un posible aumento del ánimo y de la energía.

SALUD EMOCIONAL: UNA VISIÓN DIFERENTE DE NUESTROS PROBLEMAS FISIOLÓGICOS
5 (100%) 2 votes

Compartir: