Aceite de palma

El aceite de palma es una sustancia que se obtiene a partir de la fruta de la palma, catalogada bajo el nombre de Elais Guineesis. El aceite crudo se utiliza para cocinar. Una vez procesado se convierte en grasa o manteca que se utiliza como biocombustible o para la industria alimentaria. Junto con el aceite de soja son los que presentan una mayor producción a nivel global. Está presente en una gran cantidad de alimentos para el consumo humano y se ha vuelto motivo de controversia por las contraindicaciones que presenta.

Motivos para no consumirlo

  1. Deforestación. Dado que la demanda del aceite de palma es cada vez más alta, se han incrementado sus plantaciones. La palmera se cultiva en África, América del Sur, pero sobretodo en Asia. Los países que exportan más cantidad son Indonesia y Malasia, y en ellos se está produciendo una deforestación de los bosques y selva tropical para ampliar los campos de cultivo.
  2. Desplazamiento de las tribus. La deforestación de los bosques, además de provocar un impacto medioambiental severo está desplazando a las tribus autóctonas de sus hogares.
  3. Extinciones. La desaparición de bosques y hectáreas de selva está poniendo la vida de muchas especies animales en peligro. Al verse relegados de su hábitat naturales, estos animales no encuentran recursos para su subsistencia y mueren. Las especies que actualmente se encuentran en peligro de extinción a consecuencia de la masificación de la producción de aceite de palma son el tigre de Sumatra y los orangutanes.
  4. Enfermedades cardiovasculares: El aceite de palma tiene un alto contenido en grasas saturadas, las cuales no son beneficiosas para el organismo ya que pueden provocar enfermedades cardiovasculares y problemas de hipertensión. El aceite de palma se encuentra en la mayoría de productos de bollería industrial.
  5. Cáncer: Cuando se lleva el proceso de refinamiento el aceite de palma éste se oxida. En esta acción se desprenden sustancias que se han catalogado de potencialmente cancerígenas. Aunque se ha determinado que los riesgos solo existen si se consume en gran cantidad, se recomienda evitarlo en la medida que se pueda.
  6. Toxicidad: Los residuos que se desprenden del aceite de palma usado son altamente contaminantes. Por este motivo se debe tener un especial cuidado a la hora de deshacerse del aceite consumido para frituras o usado para otros fines.

¿Dónde lo encontramos?

El aceite de palma está presente en una gran cantidad de los productos que consumimos habitualmente. A parte de la ya mencionada bollería industrial, se encuentra en snacks, pasteles, galletas, precocinados, chips, productos para untar (como cremas de cacao) y también productos de limpieza, cosméticos, cremas y para hacer velas. Aunque algunos defienden que para que su efecto sea nocivo debe consumirse en grandes cantidades y la OMS no lo ha prohibido, sí ha insistido en los posibles efectos nocivos que puede tener para la salud, obligando a las marcas a especificar el tipo de aceite vegetal que usan en cada uno de sus productos. Así que ya sabes: si no quieres arriesgarte, fíjate en la etiqueta.

Compartir:
Escrito por: FIATC Seguros
En FIATC trabajamos desde 1930 con una misión: diseñar y ofrecer servicios de previsión que permitan mejorar la calidad de vida de las personas. Y lo hacemos a través de nuestras actividades principales: los seguros, la salud y el servicio a las personas mayores.