Filosofía yogui para ser feliz

Todos queremos una vida feliz. Quizás seas de los afortunados que están disfrutando de su vida exactamente así como es, pero a muchos les cuesta alcanzar ese equilibrio y tienen que pasar por muchas situaciones antes de encontrar lo que realmente les haga felices. Para muchas personas la pregunta del millón a lo largo de la vida sigue siendo: ¿cómo ser feliz?

La filosofía yogui podría ser la respuesta a esta búsqueda. Descubre los fundamentos de esta disciplina milenaria que puede ayudarte a mejorar muchos aspectos de tu rutina y a vivir más feliz.

Los 8 pilares de la filosofía yogui

Existen muchos estilos de yoga: Kundalini, Hatha, Raja, Nidra, Sivananda… Unos desarrollan sobre todo las técnicas de respiración, otros se centran más en la meditación o en el trabajo físico. Sin embargo, todos tienen como objetivo alcanzar un estado de mayor consciencia.

Según Patanjali, autor del importante texto sánscrito de aforismas acerca del yoga, vivir según esta filosofía significa integrar en la propia vida y seguir los 8 pilares del yoga, o Ashtanga:

  1. El primero, Yama, indica nuestra conducta hacia los demás y hacia el entorno. Comprende actitudes como la no violencia, decir la verdad, no robar, evitar los excesos, dejar de acumular cosas.
  2. Niyama, el segundo pilar, se refiere a nuestras acciones hacia nosotros mismos. El objetivo es alcanzar la armonía en nuestra vida a través de la limpieza del cuerpo y de la mente, la aceptación de la situación presente, acciones para mejorar cuerpo y mente (comida saludable, ejercicio físico, trabajo y relajación), conocerse a uno mismo, ser humilde.
  3. Asana es el tercer pilar y quizás el más conocido del yoga. Significa literalmente “postura sentada estable” y se refiere a la conciencia, regulación y equilibrio del cuerpo.
  4. Pranayama es el control y conciencia de la respiración. Respirar conscientemente ayuda a mejorar y profundizar en la práctica del yoga y, en general, mejora nuestra energía vital.
  5. Pratyahara es el proceso de abstracción de los sentidos, o concentración profunda. Es un ejercicio que nos ayuda a abstraer de los continuos estímulos externos y tomar conciencia de nuestras reacciones a lo que llega desde afuera.
  6. El sexto pilar Dharana es la capacidad de mantener la mente concentrada, evitando las fluctuaciones y dispersiones.
  7. Dhyana corresponde a la meditación. Es el paso sucesivo al Dharana y la capacidad de interactuar con lo que intentamos comprender. Es, por ejemplo, el estado de concentración que se puede alcanzar en la realización de un trabajo.
  8. Samadhi es el estado de éxtasi (felicidad plena) que se alcanza cuando se logra la comprensión de uno mismo, la conciencia plena.

De acuerdo con la filosofía yogui, la aplicación de estos principios tiene que realizarse en cada acción y en cada aspecto de la vida.

El yoga puede hacer tu vida más placentera

Yoga, en sánscrito, significa unión. Esta disciplina, de hecho, lo que pretende es alcanzar la perfección espiritual. Un estado de bienestar y equilibrio tanto a nivel individual como con el entorno.

Como hemos visto, uno de los pilares del yoga es la práctica de posturas, Asana. El trabajo a nivel físico aporta unos cambios en nuestro aspecto exterior y toda una serie de beneficios:

  • Las energías aumentan a medida que se crea el hábito del ejercicio. Nuestro cuerpo produce hormonas que despiertan el metabolismo y nos hacen sentir más activos y con una actitud positiva.
  • Nuestras defensas inmunitarias mejoran y nuestra fuerza física también. La práctica trabaja los músculos para mantener el cuerpo más sano, prevenir problemas articulares y regular las funciones de los órganos internos.
  • Después del entrenamiento, se percibe una sensación de bienestar a nivel físico y mental. Las endorfinas producidas con los ejercicios ayudan a relajar y aliviar eventuales dolores.
  • Nos mantiene jóvenes. El yoga ejerce un papel importante en la prevención de los signos de la edad y de enfermedades. Activa la circulación, mejora la oxigenación celular, libera toxinas, optimiza las funciones mentales y físicas.

Lo que muchos desconocen, especialmente quien se acerca a esta disciplina por primera vez, es el trabajo que se hace a nivel mental. Los beneficios a nivel exterior son los más evidentes y lógicos a medida que se practica ejercicio, pero los beneficios del yoga van mucho más allá.

A nivel mental, hacer yoga y seguir su filosofía te permite:

  • Mejorar tu concentración a medida que aprendes a controlar el cuerpo.
  • Tener una mayor estabilidad emocional, reforzando la autoestima y enseñándote a mirar los problemas desde otros puntos de vista.
  • Gestionar las emociones negativas como ira y miedo, tratando de analizar las situaciones con calma.
  • Ayuda a despejar la mente, aliviando el peso de los pensamientos negativos y puede ayudar a combatir episodios de depresión.

Pero ¿cómo puedo vivir una vida más feliz?

Esta disciplina fue desarrollada hace más de 5000 años como sistema para mejorar la vida de las personas a nivel físico, mental y espiritual. Es a través de la práctica de las asanas y con la meditación que se trabaja el equilibrio interno y con el entorno. Por eso, el objetivo del yoga, si así se puede definir, es cultivar emociones que te hagan sentir bien.

La felicidad que nos brinda la práctica del yoga se genera desde nuestro interior y se manifiesta a través de una sensación placentera, un bienestar que impregna nuestro ser a nivel físico y mental. Algo que, en muchos casos ni la compra de un objeto nuevo, ni la estabilidad económica, ni otros ingredientes de la que se puede considerar “una vida perfecta”, te pueden dar.

La práctica del yoga te ayudará a ver las cosas desde otra perspectiva, tener más compasión hacia ti mismo y generar emociones más positivas.

Tener un buen trabajo, una situación económica estable, una vida social activa, o los que en el imaginario colectivo son los pilares de una vida feliz, podrían no serlo para ti. Salir de tu zona de confort y cuestionar tu estilo de vida actual para encontrar lo que realmente te hace feliz es un posible camino. Esto no significa necesariamente tener que abandonar familia, amigos, trabajo o país.

Aunque se leen muchas historias de personas que sí lo han hecho, la respuesta a “cómo ser felices” hay que buscarla primero en nuestro interior. En este sentido, practicar yoga puede ayudarte a entender mejor tus necesidades y seguir el camino hacia el estilo de vida, la carrera profesional y las elecciones que hagan tu vida más placentera. Quizás, a o largo del camino el mismo yoga se transforme en la respuesta a tus preguntas acerca de la felicidad. Como le ha pasado a Lucia Liencres que, además de seguir sus principios, ha convertido esta disciplina en su profesión.

Cuidar el cuerpo y la mente, también, es sinónimo de despreocuparse. Confía en nuestros servicios para una vida más segura y disfruta plenamente de las pequeñas cosas que te hacen feliz en el día a día.

¿CÓMO SER FELIZ? LA RESPUESTA EN LA FILOSOFÍA YOGUI
4.4 (88%) 5 votes

Compartir: