mujer con tensión muscular en el cuello siendo explorada por fisioterapeuta

¿Quién no ha sufrido alguna vez de rigidez muscular? La rigidez o tensión muscular es un problema cada vez más recurrente y en muchos casos es asociado a factores de estrés. Al tratarse de una molestia muy común y que a veces desaparece en pocos días, muchas veces no le damos importancia. Sin embargo, estos descuidos con el tiempo pueden agravar la situación.

A continuación, te explicamos todo lo que deberías saber sobre la tensión muscular, su prevención y tratamiento.

¿Qué es la tensión muscular?

La tensión muscular es el resultado de un exceso de trabajo de uno o varios músculos. El músculo, cuando se somete a sobrecarga continua, se agota y reacciona con la rigidez.

Para entender mejor este comportamiento del organismo, tenemos que pensar en la rigidez muscular como una respuesta refleja del músculo para protegerse frente a un esfuerzo.

Principales síntomas

Los síntomas de la tensión muscular pueden manifestarse con mayor o menor intensidad según la persona y el grado de sobrecarga.

Algunas patologías y hábitos también influyen sobre las manifestaciones de la contracción en los músculos acentuando las molestias.

Entre los principales signos de la tensión muscular destacan:

  • Dolor de cabeza.
  • Dificultades para conciliar el sueño.
  • Irritabilidad.
  • Dolor en determinadas zonas del cuerpo, especialmente espalda, hombros, cuello, mandíbula y entrecejo.
  • Músculos rígidos al tacto.
  • Rigidez en los movimientos.
  • Mareos, si la tensión muscular se localiza en la zona cervical.
  • Ansiedad.
  • Cansancio.
  • Calambres, cuando la tensión muscular recae en las piernas.

¿Qué produce la tensión muscular?

Hombres trabajando frente a la pantalla del ordenador sentados en posición que puede causar tensión muscular de espalda.

Hoy día sabemos que los períodos de sobrecarga nerviosa, ya sea por exceso de trabajo, problemas familiares, enfermedades, etc., no solo nos afectan a nivel mental, sino que tienen efectos sobre el organismo.

Uno de los efectos inmediatos del estrés en el cuerpo es exactamente la tensión muscular. ¿Te suena eso de contraer las mandíbulas o fruncir el ceño cuando estás muy concentrado o preocupado por algo?

Pues, la relación entre estrés mental y respuestas físicas como la tensión muscular en la cara es más inmediata de lo que podemos pensar. Y es por esto que el estrés se considera una de las principales causas de la tensión muscular.

Sin embargo, el estrés no es la única causa de la tensión en los músculos. Este problema puede ser una consecuencia de muchos factores:

  • Práctica excesiva de deportes.
  • Pasar muchas horas de pie o sentados o asumir posturas incorrectas durante largos períodos de tiempo.
  • Una alimentación poco equilibrada que provoca carencia de vitaminas y deshidratación.
  • Golpes o un mal gesto que provocan lesiones en los músculos.
  • Problemas de circulación.
  • Enfermedades como la fibromialgia, que se caracterizan por una tensión muscular generalizada entre otros síntomas.

Cabe destacar que la tensión muscular también puede estar al origen de muchos problemas del aparato locomotor y si no se trata puede afectar a nuestra calidad de vida e incluso convertirse en un problema crónico.

¿Cómo aliviar la tensión muscular?

los masajes ayuda a relajar la contracción muscular que mantiene la tension

Para las personas que sufren de rigidez muscular a menudo, sienten dolor y padecen otros síntomas relacionados con el estrés muscular, lo más prudente es acudir a un especialista.

Si este es tu caso, puedes consultar el problema con tu médico. Es posible que durante la consulta te haga una serie de preguntas y, si lo considera necesario, prescribirá algunas pruebas para detectar las causas del problema y descartar otras patologías.

Una vez identificado el origen de la molestia es posible que te derive a un fisioterapeuta que es el profesional de la salud especializado en el tratamiento de la rigidez muscular.

En la mayoría de los casos, el tratamiento se centrará en el alivio del dolor con la terapia manual y ejercicios específicos.

¿Buscas un fisioterapeuta en tu ciudad? Encuéntralo en la guía médica Medifiatc y reserva ya tu cita.

Obtener un diagnóstico correcto y seguir las pautas de un profesional son los primeros pasos para el tratamiento de las contracturas musculares. Además, según cuál sea el origen del problema tendrás que tomar algunas medidas para evitar que tus músculos vuelvan a sufrir sobrecargas.

¿Es posible prevenir la rigidez muscular?

el yoga y el pilates ayudan a relajarse y prevenir la tensión muscular

La tensión muscular se puede evitar si se logra eliminar las causas que la provocan. Por lo que, una vez más, el diagnóstico es clave. Cuando tengamos claro el origen será más fácil actuar. En algunos casos, con tan solo hacer pequeños cambios en nuestra rutina ya será suficiente.

A continuación, te proponemos algunos ejemplos de cómo puedes prevenir la rigidez muscular causada por el estrés mental:

  • Aprender a relajarse es muy efectivo cuando las contracturas musculares son el resultado de sobrecarga en algún aspecto de nuestra vida. Existen muchas técnicas de relajación que puedes poner en práctica, desde las más físicas que te ayudan a distender los músculos, hasta los ejercicios de respiración o de meditación que tienen un efecto tranquilizante sobre el cuerpo y la mente. Todos estos ejercicios para evitar la tensión muscular, además, nos aportan muchos beneficios para la salud y el bienestar en general.
  • Tomar un baño con sales relajantes o darse un masaje después de un día estresante o tras una sesión intensa de deporte es una buena idea para aliviar la fatiga y prevenir la rigidez muscular.
  • Si pasas muchas horas de pie o sentado en la misma posición, recuerda estirarte varias veces al día para no sobrecargar tu espalda. Estos son algunos ejercicios sencillos que puedes realizar en casa o en el trabajo para prevenir contracturas de hombros y espalda.
  • Nuestro aparato locomotor está hecho para mantenerse en movimiento y para prevenir molestias como la tensión muscular es muy importante mantenerse activos. No es por nada la actividad física moderada se considera uno de los pilares de una vida saludable. La práctica de actividades como el yoga, el Pilates o la simple caminata contribuyen a mantener tus músculos fuertes y evitar la rigidez.

La tensión muscular es un problema que afecta a personas de todas las edades y género y se debe a muchos factores. Detectar el origen de tu malestar es el primer paso para aliviar el dolor y mejorar tu calidad de vida. Igual de importante es cuidar de tu salud previniendo los efectos que el estrés y los malos hábitos pueden causar.

Compartir: