Tratamientos y consejos para los diversos tipos de conjuntivitis

La conjuntivitis es una infección de los ojos muy molesta que puede afectar la realización de actividades cotidianas, aunque sea por breves períodos. Además de causar síntomas como picor y lagrimeo, algunos tipos de conjuntivitis pueden provocar problemas oculares más serios. Por eso la prevención y los tratamientos inmediatos son muy importantes.

En este post te indicamos cómo detectar una conjuntivitis, los tratamientos recomendados y las medidas para prevenir el contagio.

¿Qué es la conjuntivitis?

La conjuntivitis es una de las afecciones oftálmicas más comunes, tanto en niños como en adultos. Es producida por una inflamación de la conjuntiva, el tejido sutil y transparente que recubre el interior del párpado y la parte blanca del ojo.

Esta inflamación hace que los vasos sanguíneos sean más visibles, lo que le da al ojo un color rosado o rojizo (ojo rojo).

¿Cuáles son los tipos de conjuntivitis más frecuentes?

Según su origen se distinguen varios tipos de conjuntivitis:

  • Conjuntivitis viral. Es provocada por un virus. El más común es el adenovirus. Este tipo de conjuntivitis es muy contagioso, pero usualmente desaparece por sí sola en algunos días, sin necesidad de tratamiento médico.
  • Conjuntivitis bacteriana. Causada por una bacteria, este tipo de conjuntivitis es más serio y puede ocasionar lesiones en el ojo si no se trata adecuadamente.
  • Conjuntivitis alérgica. Ocasionada por irritantes oculares como el polen, el polvo, la caspa animal en individuos susceptibles. La conjuntivitis alérgica puede ser estacional (polen) o aparecer en brotes durante todo el año por la presencia de polvo y caspa de las mascotas.
  • Conjuntivitis por sustancias irritantes. El cloro de la piscina, por ejemplo. Estas sustancias infectan o irritan el ojo y el recubrimiento del párpado.

Síntomas de la conjuntivitis

La aparición de un ojo de tono sonrosado es el síntoma principal de todo tipo de conjuntivitis. Este se ve acompañado de otra sintomatología según sea el origen de esta:

  • Conjuntivitis viral. Otros síntomas que la caracterizan son lagrimeo y picazón en los ojos, y sensibilidad a la luz. Pueden estar afectados uno o ambos ojos. Es altamente contagiosa y puede propagarse por la tos o estornudos.
  • Conjuntivitis bacteriana. Se observa una secreción  amarillenta o verde-amarillenta y pegajosa en la esquina del ojo. En algunos casos, esta secreción puede ser tan abundante que provoca que se peguen los párpados al despertarse. Pueden verse afectados uno o ambos ojos. Es contagiosa. Usualmente por contacto directo con las manos infectadas o elementos que hayan tocado el ojo.
  • Conjuntivitis alérgica. Lagrimeo, ardor, picazón en los ojos acompañan este tipo de conjuntivitis. Puede estar acompañado de mucosidad y congestión nasal, así como sensibilidad a la luz. Ambos ojos se ven afectados. No es contagiosa.
  • Conjuntivitis por sustancias irritantes: Es muy similar a una conjuntivitis alérgica, con lagrimeo, ardor, picazón en los ojos.

Tratamiento de la conjuntivitis

El tratamiento, también, depende del tipo de conjuntivitis contraída. Estas son las medidas usuales para curar la conjuntivitis:

  • Conjuntivitis viral. En la mayoría de los casos, la conjuntivitis viral seguirá su curso en un período de algunos días sin necesidad de un tratamiento médico. Un remedio casero es el aplicar paños mojados fríos en los ojos, varias veces al día, para aliviar los síntomas. Debido a la naturaleza altamente contagiosa de este tipo de conjuntivitis, hay que asegurarse de no compartir estos paños con otras personas.
  • Conjuntivitis bacteriana. Se trata mediante la aplicación de un antibiótico en forma de colirio o de pomada. El tratamiento siempre ha de estar supervisado por un profesional de la medicina.
  • Conjuntivitis alérgica. Los antialérgicos suelen ayudar a evitar o acortar los brotes de conjuntivitis alérgica. Algunas veces, es necesario comenzar este tratamiento antes de que comience la temporada de alergias o de brotes alérgicos.

Hay que tener en cuenta que las conjuntivitis bacterianas pueden dar lugar a serios problemas del ojo como úlcera corneal, y potencial pérdida de la visión, por lo que ante un ojo rosáceo y con abundante secreción es muy importante la visita al profesional médico.

Si usas lentes de contacto, quítalas y únicamente usa las gafas hasta que tu médico haya tenido la oportunidad de hacerte un chequeo.

Consejos para evitar el contagio de la conjuntivitis

La conjuntivitis viral y la conjuntivitis causada por bacteria son muy contagiosas. ¿Cómo evitarlo? Estas 10 precauciones simples te permitirán reducir significativamente el riesgo de contraer conjuntivitis:

  1. Nunca compartas elementos de higiene personal como paños, toallas para las manos y pañuelos.
  2. Cúbrete la nariz y la boca al toser y estornudar, y evita refregar o tocar los ojos.
  3. Nunca compartas  lentes de contacto de color o lentes para efectos especiales con amigos.
  4. Lávate las manos con frecuencia.
  5. Lleva un desinfectante para manos y úsalo con frecuencia.
  6. Limpia con frecuencia superficies como mesadas de cocina, utensilios de baño, teléfonos compartidos, con un limpiador antiséptico apropiado.
  7. Si sufres de alergias estacionales, consulta a tu médico qué puedes hacer para minimizar los síntomas antes de que comiencen.
  8. Si usas lentes de contacto, asegúrate de que sigues los consejos de su optometrista u oftalmólogo para su cuidado y recambio. Utiliza correctamente las soluciones de lentes de contacto.
  9. Si vas a nadar, utiliza gafas de natación para proteger tus ojos de bacterias u otros microorganismos que se encuentran en el agua y que pueden causar conjuntivitis.
  10. Antes de ducharte, usar un jacuzzi o meterte en agua de cualquier tipo, quita las lentes de contacto para evitar retener bacterias entre tus ojos y las lentes.

Conjuntivitis en bebés y niños, ¿qué hacer?

Conjuntivitis en bebés y niños, ¿qué hacer?

También los más pequeños pueden contraer los diferentes tipos de conjuntivitis. Los síntomas son los mismos descritos anteriormente y pueden ser muy molestos.

Es una infección ocular bastante frecuente en los bebés y lo recomendado es una visita con el pediatra para que el especialista pueda diagnosticar el tipo de conjuntivitis, descartar otros problemas y recomendar el tratamiento adecuado.

La conjuntivitis, como cualquier otra enfermedad de los ojos, se puede evitar gracias a medidas de higiene y con el cuidado cotidiano de los ojos.

Dr. Juan Ramón González Fernández, director médico FIATC Seguros

Las revisiones periódicas con tu oculista te ayudan a mantener una buena agudeza visual y ojos sanos. Conoce las condiciones del seguro médico FIATC para la cobertura oftalmológica y encuentra el especialista más cercano.

TRATAMIENTOS Y CONSEJOS PARA LOS DIVERSOS TIPOS DE CONJUNTIVITIS
5 (100%) 5 votes

Compartir: