¿Qué tipo de vitaminas hay y cuáles necesitas cada día?

La dieta balanceada es imprescindible para mantenerse en buena salud, esto ya no es una novedad. Cada día en las noticias, los blogs, las revistas y en los anuncios nos recuerdan que hay que tomar determinados nutrientes para estar en forma. Especialmente, las vitaminas. Pero, ¿qué tipos de vitaminas son imprescindibles? y ¿cuáles tenemos que consumir cada día y en qué alimentos se encuentran?

Todo lo que tienes que saber sobre las vitaminas necesarias para el cuerpo a continuación.

¿Qué son las vitaminas y cuáles son esenciales?

Las vitaminas son unos nutrientes presentes en los alimentos. Son sustancias no orgánicas e imprescindibles para la vida. De hecho, se consideran nutrientes esenciales y su falta en el organismo genera problemas serios de salud.

¿Cuáles son las vitaminas más importantes? Existen 13 tipos de vitaminas y todas son importantes para nuestra salud:

  • Vitamina A
  • Vitamina B (este grupo incluye un total de 8 vitaminas que se distinguen por clasificación numérica).
  • Vitamina C
  • Vitamina D
  • Vitamina E
  • Vitamina K

¿Sabes cómo se clasifican las vitaminas? Desde el punto de vista científico se distinguen dos tipos de vitaminas:

  1. Vitaminas hidrosolubles. Son las vitaminas que se disuelven en agua o soluciones acuosas. En esta categoría se encuentran la vitamina C y las vitaminas del grupo B.
  2. Vitaminas liposolubles. Pertenecen a esta categoría las vitaminas A, D, E y K que se caracterizan por ser solubles en grasa, pero no en agua.

Cada vitamina tiene una o más funciones en el organismo y, por eso, no podemos prescindir de ninguna de ellas.

Las vitaminas son necesarias para el buen funcionamiento celular. Podemos definirlas como la fuente de energía necesaria para que nuestras células puedan llevar a cabo sus funciones.

Por lo que los bajos niveles de algún tipo de vitamina afectarían una o más funciones a nivel físico y/o mental.

Las personas con deficiencia de vitamina A, por ejemplo, pueden tener dificultad de visión o ceguera nocturna. La deficiencia grave de vitamina A también puede afectar al crecimiento óseo en los niños, causar ceguera e inmunodeficiencia.

¿Cuántas vitaminas hay que tomar cada día?

Estamos de acuerdo, todas las vitaminas son importantes. Pero, ¿cómo saber cuántas hay que tomar para evitar su carencia?

Para aclarar esta duda, puedes consultar la tabla de referencia establecida por la comunidad científica internacional. Los datos de la ingesta de vitaminas necesarias diarias son el resultado de estudios meticulosos y cada país los utiliza para sus recomendaciones sanitarias.

La cantidad de vitaminas que necesitamos es aquella que nos aporta una dieta variada y equilibrada. En este sentido, la dieta mediterránea es ideal porque es fuente de vitaminas y minerales.

En caso de dieta poco equilibrada o de malnutrición, el déficit de nutrientes y vitaminas se puede tratar con suplementos. A este propósito, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha publicado unas directivas con advertencias y recomendaciones para la integración de las vitaminas en la dieta.

Vitaminas: ¿en qué alimentos se encuentran?

Es consabido que las naranjas son fuente de vitamina C. Sin embargo, las cosas se hacen más complicadas cuando buscamos alimentos fuente de vitamina K o B5, por ejemplo. ¿En qué alimentos se encuentran las demás vitaminas?

A continuación, te proponemos un listado con las principales fuentes de:

  • Vitamina A o retinol: huevos, leche y lácteos, quesos, carne, pescado, hígado.
  • Vitamina B1 o tiamina: cereales integrales, legumbres y levadura.
  • Vitamina B2 o riboflavina: leche, ternera, salmón, huevos, vegetales de hoja verde.
  • Vitamina B3 o niacina: levadura, pescado azul, semillas y legumbres.
  • Vitamina B5 o ácido pantoténico: hígado, yema de huevo, levadura, pescado y leche.
  • Vitamina B6 o piridoxina: pescado azul, frutos secos, legumbres, carnes blancas.
  • Vitamina B7 o biotina: hígado, pescado azul, yema de huevo, frutos secos, legumbres, cereales integrales.
  • Vitamina B9 o ácido fólico: hortalizas de hoja verde y oscura, legumbres, cítricos.
  • Vitamina B12 o cianocobalamina: leche y lácteos, mariscos, carne y huevos.
  • Vitamina C o ácido ascórbico: cítricos, fresas, brócoli, coles, tomates, hierbas aromáticas (perejil, cilantro, tomillo, cebollino y albahaca).
  • Vitamina D o calciferol: pescado azul, hígado, queso y yema de huevo.
  • Vitamina E o tocoferol: aceites vegetales, semillas, frutos secos, hortalizas de hoja verde oscura.
  • Vitamina K: apio, brócoli, aguacate, hígado, hortalizas de hoja verde, legumbres, higos, leche.

¿Qué pasa si no tomo las cantidades recomendadas?

Vivimos en la sociedad de la abundancia y esto podría llevarnos a pensar que la deficiencia de vitaminas es un problema que no nos concierne. Pero las estadísticas en los países desarrollados dicen todo lo contrario.

Las vitaminas necesarias para el cuerpo se encuentran en los alimentos, es cierto. Sin embargo, la dieta tiene que ser equilibrada para que nuestro cuerpo pueda aprovechar todos los nutrientes necesarios.

Los hábitos alimenticios en algunos países occidentales, incluida España, son la causa principal del déficit de vitamina D en la población. Esta sustancia es fundamental para la salud de los huesos y su insuficiencia es la causa principal de la osteoporosis.

Según los especialistas, los datos indican que en pocos años esta enfermedad será una de las próximas epidemias.

Desde luego, el déficit de vitaminas puede ser el resultado de una dieta pobre en frutas y verduras y otros alimentos esenciales como legumbres y cereales.

No obstante, hay que tener en cuenta que también el exceso de alimentos ricos en grasas y azúcares añadidos pueden afectar la correcta absorción de vitaminas y otros nutrientes.

¿Cómo puedo detectar una carencia de vitaminas?

En las personas sanas una alteración a nivel de nutrientes se puede detectar fácilmente. Cómo hemos dicho más arriba, las vitaminas son la chispa que desencadena la energía en el cuerpo.

Por eso, síntomas como la fatiga, el cansancio, la apatía y el insomnio pueden estar relacionadas con la falta de alguna vitamina.

Otros síntomas de déficit vitamínico son la caída de cabello, el mal aliento, la pérdida de memoria y, en la mujer, las menstruaciones irregulares.

La aparición de estas señales tiene que mantenerse bajo control y debería consultarse con un especialista.

Los tratamientos con complementos vitamínicos y unos hábitos alimenticios más saludables te ahorrarán problemas más serios. Y, sobre todo, podrás volver a disfrutar de la vida con buen humor y vitalidad rápidamente.

Compartir:
Escrito por: FIATC Seguros
En FIATC trabajamos desde 1930 con una misión: diseñar y ofrecer servicios de previsión que permitan mejorar la calidad de vida de las personas. Y lo hacemos a través de nuestras actividades principales: los seguros, la salud y el servicio a las personas mayores.