Tiroiditis

Conocer los síntomas de una enfermedad nos ayuda a detectarla y a tomar medidas cuanto antes, para evitar el dolor o las consecuencias que pueda tener. Queremos que conozcas la tiroiditis, qué es, qué síntomas tiene, qué relación tiene con la glándula tiroidea, qué tipos existen y cómo se trata.

Se trata de una enfermedad cada vez más común y es importante reconocer sus primeros síntomas.

Definición

Para entender mejor de qué se trata, comencemos con la definición de la tiroiditis. La palabra tiroiditis indica una inflamación de la glándula tiroides. Engloba varios tipos de trastornos con diferentes síntomas y consecuencias en el cuerpo humano.

¿Qué es y qué funciones cumple la tiroides?

La glándula tiroides está situada en el cuello, justo debajo de la nuez y tiene un peso aproximado de unos 30 gramos. Está formada por dos partes que se unen mediante un tejido.

A pesar de su reducido tamaño, segrega hormonas que participan en numerosas funciones dentro de nuestro cuerpo como:

  • La regulación de la temperatura del cuerpo.
  • La regulación de nuestro metabolismo y la velocidad a la que se consume la energía.
  • El sistema nervioso.
  • La asimilación de nutrientes.
  • El ritmo del corazón.
  • El desarrollo de la piel.
  • El control del peso.

La glándula tiroides colabora con otras glándulas que también producen hormonas como la pituitaria y el hipotálamo. Este conjunto de glándulas regula la energía que nuestro cuerpo necesita en cada momento: cuando dormimos, cuando realizamos deporte, cuando comemos etc.

funciones tiroides

Tipos de tiroiditis

No existe un solo tipo de tiroiditis, sino que se pueden distinguir varios tipos diferentes que son los siguientes:

  • Tiroiditis de Hashimoto. Es una enfermedad que afecta al sistema inmunitario y tiene efectos sobre la glándula tiroides. En estos casos, se suele producir lo que se denomina hipotiroidismo, es decir, que la actividad de la glándula se reduce.
  • Tiroiditis de Riedel. En este caso se produce la inflamación de la glándula tiroides que se endurece mucho porque aparece tejido fibrótico que sustituye al tejido normal. Se trata de enfermedad inflamatoria crónica donde la función de la tiroides puede ser normo o hipertiroidea (aumento de la secreción de hormonas tiroideas).
  • Tiroiditis subaguda. Puede ser de dos tipos: tiroiditis linfocítica o silente y tiroiditis granulomatosa. La segunda se caracteriza por ser un proceso de inflamación que puede durar semanas o meses y se suele producir tras una infección vírica en las vías respiratorias. La primera es muy parecida a la silente, pero no se produce dolor. Se puede producir en mujeres que acaban de pasar por un parto, por eso se llama también tiroiditis postparto.
  • Tiroiditis aguda. En este caso existen varios subtipos: tiroiditis bacteriana, viral, alérgica, tóxica (derivada de un tratamiento de quimioterapia contra el cáncer), actínica (por una radiación accidental o por radioterapia), y por otras causas.

Cuáles son los síntomas de la tiroiditis

Los síntomas de la tiroiditis dependen del tipo. Los síntomas que tiene la tiroiditis de Hashimoto son los siguientes:

  • Cansancio.
  • Sensibilidad al frío.
  • Estreñimiento.
  • Palidez y sequedad de la piel.
  • Hinchazón de la cara.
  • Pérdida de pelo.
  • Aumento de peso.
  • Dolor de músculos.
  • Depresión.
  • Fallos en la memoria.
  • Fragilidad en las uñas.

Los síntomas de la tiroiditis de Riedel son los siguientes:

  • Bulto en la glándula tiroides.
  • Compresión del esófago y la tráquea.
  • Bajos niveles de calcio.
  • Alteraciones de otros órganos.

En el caso de la tiroiditis subaguda son:

  • Sensibilidad al presionar la glándula tiroides.
  • Dificultades para tragar.
  • Ronquera.
  • Cansancio.
  • Fiebre.

Tiroiditis y embarazo

Cuando una mujer no logra quedarse embarazada se realizan una serie de pruebas tanto a ella como a su pareja para detectar cuál es el problema. Entre esas pruebas, se realiza un análisis de la glándula tiroides para comprobar si afecta a la fertilidad.

En el caso en que exista un problema en la tiroides pueden surgir problemas no solo para quedarse embarazada, sino también para que el feto se desarrolle de forma correcta. Incluso, podría aumentar el riesgo de tener un aborto espontáneo.

Las hormonas que derivan de la glándula tiroides junto con las hormonas sexuales femeninas (estrógenos y progesterona) colaboran para el correcto funcionamiento de los ovarios. Un exceso o defecto de hormonas derivadas de la tiroides puede impedir que se produzca un embarazo o que este llegue a buen fin.

En los casos en que exista una imposibilidad por parte de la pareja de lograr un embarazo, se puede acudir a técnicas de reproducción asistida.

Tiroiditis: tratamiento

En el supuesto en que se detecten los síntomas de una posible tiroiditis, lo más aconsejable es acudir a un especialista en endocrinología para comenzar un tratamiento cuanto antes. El tratamiento dependerá del tipo de tiroiditis de que se trate:

  • Con la tiroiditis de Hashimoto se realiza un tratamiento de sustitución de la hormona tiroidea.
  • En el caso de la tiroiditis subaguda, el objetivo es reducir el dolor y la inflamación. Por lo que se suele utilizar un medicamento antiinflamatorio como el ibuprofeno y el ácido acetilsalicílico (aspirina). En casos más graves se pueden utilizar esteroides.
  • Si existen palpitaciones y temblores se pueden prescribir beta-bloqueantes.

No obstante, antes de iniciar cualquier tratamiento se debe realizar un estudio pormenorizado del paciente para determinar el tipo de tiroiditis que tiene y la mejor manera de afrontarlo. Los asegurados de Medifiatc tienen la opción de acudir a la consulta de un especialista en endocrinología. En este enlace puedes encontrar a los especialistas clasificados por provincias.

Tratamiento homeopático de la tiroiditis

Además de los tratamientos clásicos para la tiroiditis, existen otro tipo de tratamientos basados en la homeopatía. La homeopatía se basa en la denominada ley de similitud que supone que una sustancia que produce una serie de síntomas en una persona sana, en pequeñas cantidades, puede curar los mismos síntomas o parecidos en un enfermo.

Para la elaboración de un tratamiento homeopático de la tiroiditis se consideran aspectos como:

  • Los síntomas del paciente.
  • El estado físico general de la persona.
  • El estado psicológico.
  • El historial médico.

Con el seguro médico Medifiact tendrás acceso a diversos profesionales especializados en homeopatía con los que podrás consultar las posibilidades de tratamiento de la tiroiditis.

TIROIDITIS: LA INFLAMACIÓN DE TIROIDE MÁS COMÚN ¿CONOCES SUS SÍNTOMAS?
¿Te ha gustado nuestro artículo?

Compartir: