viaje de estudios

Una de las mejores experiencias de la adolescencia y juventud es, sin duda alguna, hacer un viaje de estudios. Hasta entonces, la mayoría de jóvenes han viajado siempre con su familia. Ocasionalmente, con amigos en un viaje corto. Pero el viaje de estudios es una experiencia diferente. Es una forma de conocer un país nuevo, de aprender un idioma. Probarás una vida adulta, estudiarás en un entorno distinto y podrás pasarlo bien con tus amigos, si viajas con ellos. O podrás hacer amigos nuevos.

Para estar seguro de que vas a disfrutar de tu viaje de estudios como es debido, te ofrecemos estos consejos.

Alojamiento

Si tu viaje de estudios va a ser organizado por tu colegio o universidad, entonces lo más normal es que el alojamiento ya esté acordado. Pero si vas a viajar por tu propia cuenta, esto será lo primero que tengas que resolver. En la mayoría de países existen una gran cantidad de opciones de alojamiento bastante asequibles. Lo mejor es buscar albergues juveniles. Son los más baratos porque ya se sabe que van a ser ocupados por estudiantes. También puedes mirar algunos hostales. O puedes mirar residencias de estudiantes, si están abiertas a extranjeros, o apartahoteles y pisos compartidos si vas a hacer el viaje en grupo.

Equipaje

A la hora de hacer un viaje de estudios, planear bien qué llevarás en la maleta es algo vital. Si es un viaje de más de un mes, como puede ser un Erasmus, entonces considera hasta qué punto es mejor cargar con lo esencial para las primeras semanas y ya comprar más ropa u otros útiles según te hagan falta. Si el viaje no será tan largo, entonces comienza haciendo una lista de los elementos indispensables, así te asegurarás de no llevar de más. Asegúrate de buscar cuáles son el peso y medidas máximos de la compañía con la que hagas el viaje, para evitarte sorpresas. Y ten en cuenta que es bastante probable que vuelvas con más de lo que te llevaste, así que lo mejor es no salir cargado.

Documentación

Para viajar dentro de la Unión Europea basta con el DNI en vigor, aunque los menores de edad necesitan de un permiso especial de sus padres. En otros destinos, como Estados Unidos, Canadá o Australia, necesitarás el pasaporte. Pero, si la estancia va a ser superior a los tres meses, necesitarás un visado de estudios (o de trabajo, si tienes pensado buscar empleo o realizar prácticas).

También es importante llevar un seguro médico por si sucede algo, además del seguro de viaje. Para ello existe la Tarjeta Sanitaria Europea, que es gratuita, se puede solicitar en la Seguridad Social y, como el nombre indica, cubre tu asistencia sanitaria en toda la Unión Europea.

Finalmente, no está de más hacer provecho de los carnets de estudiantes. Está por ejemplo Carné Internacional de Estudiante que ofrece descuentos en transporte, alojamiento, museos y tiendas. Y también existe el Carné Joven, con el que puedes obtener descuentos a la entrada de museos y lugares culturales, instalaciones deportivas y parques temáticos.

¿Te ha gustado nuestro artículo?

Compartir: