videojuegos beneficios salud

Los videojuegos son desde hace años una de las piezas clave del mundo del entretenimiento. Millones de personas de todas las edades y condiciones juegan diariamente a través de sus dispositivos electrónicos. A pesar de su uso generalizado, a día de hoy todavía siguen existiendo un gran número de prejuicios alrededor de esta forma de entretenimiento.

Pero no hay que llevarse a engaño. Si los utilizamos de una manera responsable e inteligente los videojuegos pueden tener incluso beneficios palpables en nuestra salud. Tanto es así que algunos profesionales sanitarios ya han incorporado los juegos electrónicos como parte de una terapia más amplia para tratar ciertas enfermedades.

En el siguiente artículo vamos a repasar por qué los videojuegos pueden mejorar nuestra salud y nuestras habilidades siempre que hagamos un uso consciente de los mismos. ¡Arrancamos!

Beneficios generales de los videojuegos

Uno de los beneficios más fácilmente reconocibles de este modo de entretenimiento es el fomento de la creatividad. Diversos estudios científicos han demostrado cómo algunos juegos permiten desarrollar ciertas habilidades como nuestra capacidad para entender y elaborar ideas complejas o nuestra capacidad para concentrarnos. Eso se debe a que una de las temáticas habitualmente mencionadas es la estrategia. Aunque aquí también entrarían los juegos de agilidad mental o las aventuras gráficas.

En el caso de los niños pequeños también se pueden dar estos beneficios. Mediante juegos electrónicos que ayuden en procesos de aprendizaje clave, como la lectura, la interpretación de imágenes y el dibujo.

Otro efecto cada vez más reconocido de los videojuegos es su utilidad a la hora de ejercitar la mente. Los videojuegos creativos y que requieren un alto nivel de concentración favorecen, siempre que sean utilizados con mesura, las habilidades cognitivas de las personas. Esto permite por ejemplo retrasar el envejecimiento mental progresivo que todos sufrimos según vamos cumpliendo años.

Mejora de la atención selectiva

Este mismo año la revista Frontiers in Human Neuroscience publicó un sonado estudio destacando otro elemento positivo asociado a los videojuegos. La investigación, elaborada por científicos de la Universidad de Ciencias Electrónicas y Tecnología de China, revela cómo los jugadores expertos en videojuegos en tiempo real de acción y estrategia tienen la capacidad de procesar información de manera más rápida.

Según el estudio, el uso durante varios años de este tipo de juegos afecta a una de las funciones cognitivas clave en los seres humanos: la atención selectiva visual temporal. Es decir nuestra capacidad para distinguir entre la información verdaderamente importante y la información irrelevante en un flujo rápido de estímulos visuales.

Los hallazgos del estudio sugieren que estos juegos pueden incluso causar cambios a largo plazo en el cerebro, mejorando la atención selectiva frente a una avalancha de datos e imágenes.

Juegos para tratar enfermedades concretas

En los últimos años, investigadores y profesionales sanitarios han puesto sus miradas en el mundo de los videojuegos como una herramienta potencial para tratar ciertas enfermedades. Uno de los trastornos en los que existe una mayor experiencia en este terreno es el autismo.

Entre las características de este enfermedad está la dificultad de los pacientes para interpretar las expresiones faciales de otras personas o sus problemas para la interacción social. Con la intención de combatir este tipo de síntomas los creadores del popular juego de construcción Minecraft lanzaron en 2013 una versión dirigida a niños autistas conocida como Autcraft.

En este juego que recrea un mundo abierto los usuarios han de ser auto-suficientes y gestionar con destreza los recursos con los que cuentan. Según sus creadores, en la versión para niños autistas los jugadores pueden ejercitar este tipo de habilidades de manera sencilla, con el objetivo de que después puedan extrapolarlas al mundo real. Los trastornos por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) son otras patologías en las que ya se está aplicando el uso de los videojuegos con un enfoque similar.

Alzheimer y salud mental

videojuegos salud adultos

Una de las enfermedades más comunes entre la población envejecida de nuestra sociedad es el alzhéimer. A pesar de que aun no existe cura para esta patología, sí hay ya numerosas técnicas y tratamientos que buscan ralentizar sus síntomas. Una de ellas es la realización de ejercicios mentales de diferentes grados de dificultad a través de juegos electrónicos.

A día de hoy existen varias aplicaciones y juegos que tienen como fin ejercitar la memoria y ralentizar la pérdida de las capacidades cognitivas. Al estar dirigidos generalmente a personas de la tercera edad, estos videojuegos suelen contar con una interfaz sencilla y un diseño adaptado a dispositivos táctiles, como las tabletas.

Las enfermedades asociadas a la salud mental son otro ámbito donde los videojuegos cada vez tienen un rol más relevante. Una investigación de la Universidad de California (Estados Unidos) reveló recientemente que la práctica de juegos activos -o exergames, según el término anglosajón- tiene un impacto positivo en pacientes con depresión y ansiedad. El experimento, que consistía en el uso de este tipo de juegos en varias sesiones semanales, identificó cómo los síntomas depresivos y ansiosos se reducían en, al menos, la mitad de los pacientes participantes.

Compartir:
Escrito por: FIATC Seguros
En FIATC trabajamos desde 1930 con una misión: diseñar y ofrecer servicios de previsión que permitan mejorar la calidad de vida de las personas. Y lo hacemos a través de nuestras actividades principales: los seguros, la salud y el servicio a las personas mayores.