Existen tantas maneras de viajar como viajeros hay en el mundo. Este artículo va dirigido a aquellos que les gusta, tanto en la vida como en los viajes, ir a contracorriente.

¿Pero en qué consiste eso de viajar a contracorriente?

Podríamos resumirlo en un tipo de viajero que busca destinos poco frecuentados y al mismo tiempo con un encanto especial. Sitios donde las calles, la gente, los comercios o la comida no han cambiado en los últimos años a causa del turismo. Y que permiten acercarse de un modo más directo a sus hábitos y tradiciones.

Filosofía slow travel para viajar a destinos atípicos

Viajar a destinos pocos turísticos es una aventura. Y las aventuras, en ocasiones, implican retos: encontrar vuelos flexibles y a buen precio, escoger el alojamiento adecuado, acertar con las visitas… Pero nada que no se pueda solventar con una previa y completa planificación.

Aunque la clave para disfrutar de este tipo de destinos es la actitud y la predisposición para ver el lado positivo de los desafíos que se te planteen. Lo cual está muy relacionado con la filosofía del slow travel, una forma de entender los viajes.

La filosofía del slow travel es una tendencia emparentada con el movimiento slow. Nació a finales de los años 80 en Italia para contrarrestar la expansión del fast food. Su premisa es viajar despacio y sin prisas.

3 destinos poco conocidos con mucha historia

Para poner en práctica esta filosofía viajera a aquí van algunas ideas de destinos poco conocidos pero que albergan paisajes y ciudades increíbles para conocer:

Georgia

Pegado al Mar Negro y encajonado entre Rusia y Turquía, este es un país bastante atípico para pasar unas vacaciones pero con muchísimos que ofrecer. Georgia cuenta con una riquísima cultura milenaria fruto de su posición geográfica estratégica, entre Europa Oriental y Asia Occidental.

A ello se añade una naturaleza que quita el hipo –con montañas y valles ideales para practicar el senderismo por rutas muy poco transitadas- y una capital, Tbilisi, que alberga calles pintorescas, murallas y templos religiosos con mucha historia y una población local tremendamente hospitalaria. Además, los precios en toda Georgia son muy bajos, por lo que resulta un destino perfecto para viajeros con un presupuesto reducido.

Bosnia

puente mostar bosnia

Puente de Mostar (Bosnia)

Aunque mucha gente todavía asocia a Bosnia con la guerra en la antigua Yugoslavia, este país de la región de los Balcanes tiene numerosos argumentos para convencer a viajeros que buscan destinos poco conocidos. El principal es su increíble diversidad, reflejada en una ciudad como Sarajevo, lugar de encuentro de hasta cuatro religiones diferentes y un pasado de vital importancia para entender la Historia de Europa.

Otro punto de gran interés es Mostar, una ciudad que conserva en perfecto estado edificios y monumentos de la época otomana, muy cerca de la frontera con Croacia. O las cercanas Počitelj y Trebinje, lugares donde descubrir los vestigios medievales que se conservan en el país.

Bután

monasterio taktshang butan

Paro Taktshang es el “nido de tigre” más conocido del monasterio Taktshang (Bután).

Este diminuto país (apenas 800.000 habitantes) situado en el Himalaya puede presumir de monasterios colgados de rocas, una cultura milenaria y una curiosa forma de medir su riqueza… la Felicidad Nacional Bruta (FNB). Un destino muy exótico, lleno de alicientes, pero al que hay que ir con un paquete mínimamente organizado, debido a la escasa infraestructura turística existente.

En Bután se combinan impresionantes montañas de más de 7.000 metros con edificios religiosos budistas de siglos de antigüedad. Como el monasterio de Rinpung Dzong, la fortaleza de Punakha Dzong y el espectacular templo del Nido del Tigre, al que se llega tras una precioso excursión a pie de varias horas.

3 destinos turísticos no masificados

Después de estas tres ideas exóticas, vamos con otros tres destinos más conocidos para el turista medio, pero muy alejados de la masificación. ¡Toma nota!

La costa de Albania

playa ksamil albania

Playa de Ksamil (Albania).

La costa albanesa es un buen ejemplo de cómo era el litoral mediterráneo en países como Croacia, Italia o España antes de la llegada del turismo de masas. La región conocida como la Riviera albanesa, de algo más de 100 kilómetros de extensión y situada al sur del país, es sin duda la parte más bonita de esta costa.

Se extiende desde la localidad de Vlorë hasta el Parque Nacional de Butrinto, ya en la frontera con Grecia. Por el camino podremos cruzarnos con playas espectaculares (Ksamil, Sarandë, Dhërmi, Borsh…), aguas de un intenso azul turquesa y pueblos con encanto. Y todo ello en una costa con todavía poco turismo y grandes dosis de tranquilidad.

Senegal

delta Siné-Saloum senegal

Delta del Siné-Saloum (Senegal)

Este país situado en África Occidental es una maravilla que todavía puede visitarse sin grandes muchedumbres de gente a tu alrededor. Empezando por su ciudad principal y capital, Dakar, una de las urbes más interesantes del continente. Y con un pasado colonial que se observa en los múltiples edificios de estilo francés que pueblan sus calles.

Aun así, el gran atractivo de Senegal probablemente es su exuberante naturaleza y su biodiversidad. Para acercarte a ella uno de los mejores lugares es el País Bassari, una región aislada pero repleta de tradiciones ancestrales en la parte oriental del país. Otra opción ideal para conocer el alma más rural de Senegal es viajar hacia el sur hasta la Cassamance, un territorio con un clima y una vegetación tropical muy diferente a las regiones del norte. Y que además esconde algunas de las mejores playas del país en los alrededores de Cap Skirring.

Uruguay

cabo polonio

Parque Natural de Cabo Polonio (Uruguay).

Probablemente por la competencia que ejercen sus poderosos vecinos Brasil y Argentina, Uruguay sigue siendo un destino relativamente poco frecuentado para los viajeros que quieren conocer Latinoamérica. Algo sorprendente para un país que tiene en Montevideo, su capital, su joya de la corona: una ciudad con aire decadente que alberga una vibrante vida cultural y nocturna.

También en la principal urbe uruguaya se podrá paladear la gastronomía autóctona y su carne de primera calidad, con el típico asado como gran estandarte. Otros lugares muy interesantes para conocer en el país son Colonia del Sacramento –a orillas del Río de la Plata y enfrente de la vecina Buenos Aires- y el precioso Parque Natural de Cabo Polonio.

Sea cual sea el destino que decidas visitar, viaja acompañado de un seguro de viaje y descomplícate. Siéntete tranquilo con un seguro que te cubra gastos médicos, pérdida de equipaje y asistencia jurídica en el extranjero, entre otras coberturas.

Compartir:
Escrito por: FIATC Seguros
En FIATC trabajamos desde 1930 con una misión: diseñar y ofrecer servicios de previsión que permitan mejorar la calidad de vida de las personas. Y lo hacemos a través de nuestras actividades principales: los seguros, la salud y el servicio a las personas mayores.